SEGURIDAD DE LA INFORMACIÓN

Seguridad para tus clientes y tu negocio

seguridad de la informacion iq

¿Qué es la norma ISO 27001?

La norma ISO 27001 es un estándar internacional que establece los requisitos para un Sistema de Gestión de Seguridad de la Información (SGSI). El propósito de esta norma es proporcionar un marco para proteger la información de una organización, incluyendo la confidencialidad, integridad y disponibilidad, mediante la gestión de los riesgos de seguridad de la información.

La implementación de la norma ISO 27001 permite a las organizaciones identificar y evaluar los riesgos de seguridad de la información que enfrentan, establecer medidas de seguridad adecuadas y mantener una gestión eficaz de la seguridad de la información en el tiempo.

Además, la certificación en la norma ISO 27001 puede ser requerida o valorada positivamente por clientes, socios y proveedores para demostrar la capacidad de la organización para proteger su información

¿Por qué implementar la norma ISO 27001 en tu organización?

Porque este estándar infunde confianza y seguridad a los clientes, ya que demuestra que la empresa cuenta con los controles y procedimientos adecuados para prevenir y abordar las ciberamenazas.

Cualquier organización puede implementar un sistema de gestión de seguridad de la información basado en este estándar con facilidad.

Adicionalmente, el sistema de seguridad de la empresa debe asegurar la confidencialidad de la información, a la cual sólo podrán acceder las personas autorizadas y estar disponible para su consulta cuando sea necesario.

Beneficios de implementar norma ISO 27001

La implementación de la norma ISO 27001 en una organización puede ser muy beneficiosa por varias razones. Aquí hay algunas de ellas:

 Cumplimiento de requisitos legales y reglamentarios: La implementación de la norma ISO 27001 puede ayudar a una organización a cumplir con los requisitos legales y reglamentarios relacionados con la seguridad de la información. Por ejemplo, muchas leyes de protección de datos requieren que las organizaciones implementen medidas de seguridad adecuadas para proteger los datos personales.

Mejora de la confianza de los clientes: Al implementar la norma ISO 27001, una organización puede demostrar su compromiso con la seguridad de la información a sus clientes y partes interesadas. Esto puede aumentar la confianza y la satisfacción de los clientes, lo que puede llevar a una mayor retención de clientes y a un aumento de los ingresos.

Reducción de costos: La implementación de la norma ISO 27001 puede ayudar a reducir los costos asociados con la gestión de la seguridad de la información. Al identificar y mitigar riesgos de seguridad, una organización puede reducir la posibilidad de interrupciones costosas y disminuir la necesidad de medidas de corrección de emergencia.

En resumen, la implementación de la norma ISO 27001 puede mejorar la seguridad de la información, ayudar a cumplir con los requisitos legales y reglamentarios, aumentar la confianza de los clientes y reducir los costos asociados con la gestión de la seguridad de la información.

1.Definir la política de seguridad de la organización.

La política de seguridad de la organización es un conjunto de reglas, procedimientos, estándares y directrices que establecen el marco general para la gestión de la seguridad de la información y los sistemas de la organización. Esta política debe ser definida, aprobada y comunicada por la alta dirección de la organización y debe estar en línea con los objetivos y estrategias de negocio de la misma.

La política de seguridad debe incluir medidas para proteger los recursos de información, tales como la confidencialidad, integridad y disponibilidad de los datos, así como también los sistemas y redes de la organización. Estas medidas pueden incluir la implementación de controles de acceso, autenticación, encriptación, monitoreo de la actividad de los usuarios, respaldo y recuperación de datos, gestión de vulnerabilidades, entre otros.

Además, la política de seguridad de la organización debe establecer roles y responsabilidades claras para la gestión de la seguridad de la información, tanto para el personal interno como para los proveedores externos. También debe incluir la formación y concienciación del personal sobre las políticas y procedimientos de seguridad, y la necesidad de cumplir con ellos.

En resumen, la política de seguridad de la organización es un documento clave que establece los principios y directrices para garantizar la protección de la información y los sistemas de la organización, y debe ser revisada y actualizada regularmente para garantizar que siga siendo relevante y efectiva en la gestión de los riesgos de seguridad.

2. Definir el alcance del Sistema de Gestión de Seguridad de la Información.

El alcance del Sistema de Gestión de Seguridad de la Información (SGSI) se refiere a los límites y fronteras que se establecen para la aplicación del sistema dentro de una organización. Esto implica definir claramente qué áreas, procesos, actividades, recursos y sistemas de información están cubiertos por el SGSI.

El alcance debe estar diseñado para proteger la información crítica y confidencial de la organización, incluyendo los datos personales de sus empleados, clientes y proveedores. También debe incluir los sistemas y dispositivos que se utilizan para almacenar, procesar o transmitir dicha información.

El alcance del SGSI puede variar según la naturaleza, tamaño y complejidad de la organización, así como los riesgos asociados a su negocio y operaciones. En general, el alcance debe cubrir todas las áreas y procesos críticos de la organización que puedan estar expuestos a amenazas o riesgos de seguridad de la información.

El alcance del SGSI debe ser comunicado claramente a todas las partes interesadas, incluyendo la alta dirección, los empleados, los clientes y los proveedores. Esto asegura que todos entiendan la importancia de la seguridad de la información y su responsabilidad en la protección de los datos

3. Análisis de riesgos en los activos de información, amenazas y vulnerabilidades.

El análisis de riesgos en los activos de información es un proceso esencial para proteger la confidencialidad, integridad y disponibilidad de los datos. Para llevar a cabo un análisis de riesgos, se deben identificar los activos de información, las amenazas y las vulnerabilidades asociadas a ellos.

Los activos de información son los recursos de datos de una organización que necesitan ser protegidos, como los sistemas de información, bases de datos, aplicaciones, documentos, entre otros.

Las amenazas son los eventos que pueden afectar negativamente la seguridad de los activos de información, como ataques de hackers, malware, errores humanos, desastres naturales, entre otros.

Las vulnerabilidades son las debilidades o fallas en los sistemas o procesos que pueden ser explotados por las amenazas para comprometer la seguridad de los activos de información. Las vulnerabilidades pueden incluir configuraciones incorrectas, falta de parches, contraseñas débiles, entre otros.

Una vez identificados los activos de información, las amenazas y las vulnerabilidades, se deben evaluar los riesgos asociados a cada uno de ellos. Esta evaluación debe tener en cuenta la probabilidad de que ocurra una amenaza y el impacto que tendría en el activo de información si se explota una vulnerabilidad.

Una vez evaluados los riesgos, se deben tomar medidas para reducirlos a un nivel aceptable. Esto puede incluir la implementación de medidas de seguridad técnicas, como firewalls y antivirus, así como la implementación de políticas y procedimientos para minimizar el riesgo de errores humanos.

Es importante tener en cuenta que el análisis de riesgos es un proceso continuo y debe ser revisado periódicamente para asegurar que las medidas de seguridad estén actualizadas y efectivas en la protección de los activos de información.

4. Gestión del riesgo.

El alcance del Sistema de Gestión de Seguridad de la Información (SGSI) se refiere a los límites y fronteras que se establecen para la aplicación del sistema dentro de una organización. Esto implica definir claramente qué áreas, procesos, actividades, recursos y sistemas de información están cubiertos por el SGSI.

El alcance debe estar diseñado para proteger la información crítica y confidencial de la organización, incluyendo los datos personales de sus empleados, clientes y proveedores. También debe incluir los sistemas y dispositivos que se utilizan para almacenar, procesar o transmitir dicha información.

El alcance del SGSI puede variar según la naturaleza, tamaño y complejidad de la organización, así como los riesgos asociados a su negocio y operaciones. En general, el alcance debe cubrir todas las áreas y procesos críticos de la organización que puedan estar expuestos a amenazas o riesgos de seguridad de la información.

El alcance del SGSI debe ser comunicado claramente a todas las partes interesadas, incluyendo la alta dirección, los empleados, los clientes y los proveedores. Esto asegura que todos entiendan la importancia de la seguridad de la información y su responsabilidad en la protección de los datos

5. Selección de los controles definidos por la norma ISO 27001 y de controles adicionales para la gestión de la información.

La norma ISO 27001 establece un conjunto de controles para la gestión de la seguridad de la información. Estos controles están agrupados en 14 categorías, y se dividen en dos tipos: controles de gestión y controles técnicos.

A continuación, se presentan algunos de los controles definidos por la norma ISO 27001 que se consideran esenciales para la gestión de la información:

5.1 Políticas de Seguridad de la Información: Establece las directrices y responsabilidades de seguridad de la información.

5.2 Organización de la Gestión de SI: Define las responsabilidades, procedimientos y tareas, necesarios para el funcionamiento de los procesos de Seguridad de la Información y el mantenimiento adecuado de las prácticas de SI.

5.3 Recursos Humanos: incluye las etapas en los procesos de selección , contratación y retiro.

5.4 Gestión de Activos:  Incluye: identificación de activos dentro del alcance del Sistema, y los controles para preservar su  confidencialidad, integridad y disponibilidad.

5.5 Controles de Acceso: Comprende controles que especifican los requisitos de acceso, la gestión de acceso de los usuarios, las responsabilidades que asumen los empleados y la definición de contraseñas de acceso a plataformas, programas, bases de datos o aplicaciones.

5.6 Criptografía: este apartado está dedicado a los requisitos de cifrado de datos y gestión de llaves.

5.7 Seguridad Física y Ambiental:  Incluye la protección de las instalaciones y el acceso no autorizado a determinadas áreas.

5.8 Seguridad de las Operaciones: Se agrupan controles diseñados para proteger las instalaciones de procesamiento de la información.

5.9 Comunicaciones: Controles para proteger la información que se envia por redes de comunicaciones.

5.10 Mantenimiento del sistema: Incluye controles para que el  sistema se mantenga operativo, eficaz y relevante.

5.11 Proveedores: Incluye controles para gestión los proveedores de servicio con los cuales se comparte información sensible.

5.12 Incidentes de Seguridad de la Información: Incluye los procedimiento para la gestión y respuesta a incidentes de seguridad

5.13 Continuidad del Negocio: Incluye los procedimientos para la recuperación de las operaciones ante un evento que genera una disrupción en el negocio.

5.14 Cumplimiento:  Incluye el cumplimiento de las normas, leyes, reglamentos, acuerdos o contratos, relacionados con la Seguridad de información

6.Declaración de aplicabilidad en la organización de los controles seleccionados.

La declaración de aplicabilidad (SoA, por sus siglas en inglés – Statement of Applicability) es un documento que se utiliza en el marco de la norma ISO 27001 para describir los controles de seguridad de la información que son relevantes para la organización y que han sido seleccionados para su implementación.

La SoA es un componente clave del Sistema de Gestión de Seguridad de la Información (SGSI) y proporciona una descripción detallada de los controles de seguridad de la información que se aplicarán en la organización.

La SoA incluye una lista de los controles seleccionados para su implementación, junto con una explicación detallada de por qué se han seleccionado esos controles específicos y cómo se aplicarán en la organización.

La SoA también puede incluir información sobre cualquier control que no se implementará, junto con una explicación de por qué no se implementará.

Es importante tener en cuenta que la SoA no es un documento estático. En su lugar, debe ser actualizada y revisada regularmente para reflejar los cambios en la organización y en su entorno de seguridad de la información.

En resumen, la declaración de aplicabilidad es un documento crucial para cualquier organización que busque implementar un SGSI basado en la norma ISO 27001. Proporciona una descripción detallada de los controles de seguridad de la información seleccionados y cómo se aplicarán en la organización, lo que ayuda a garantizar que se implementen los controles adecuados para proteger la información crítica de la organización

7. Revisión del Sistema de Gestión de Seguridad de la Información y de sus medidas preventivas y correctivas.

Para realizar una revisión del Sistema de Gestión de Seguridad de la Información (SGSI) y sus medidas preventivas y correctivas, es necesario seguir un enfoque sistemático y metódico.

Auditoría interna de tercera parte: Finalmente, se debe realizar una auditoría interna del SGSI para evaluar su cumplimiento con los estándares y normas internacionales de seguridad de la información. La auditoría interna permitirá identificar las áreas que necesitan mejora y asegurar que se están cumpliendo los objetivos del SGSI.

 

En resumen, la revisión del SGSI y sus medidas preventivas y correctivas es un proceso crítico para garantizar la seguridad de la información crítica de la organización. Es importante seguir un enfoque sistemático y metódico para identificar los riesgos, desarrollar y implementar medidas preventivas y correctivas, y evaluar su efectividad.

PCI DSS o ISO 27001?

Ambos estándares, PCI DSS (Payment Card Industry Data Security Standard) e ISO 27001 (International Organization for Standardization 27001), son fundamentales para garantizar la seguridad de la información, pero se centran en diferentes aspectos y tienen diferentes aplicaciones:

PCI DSS: Este estándar se enfoca específicamente en la seguridad de los datos de tarjetas de pago, como las tarjetas de crédito y débito. Es requerido por las principales marcas de tarjetas de pago, como Visa, Mastercard, American Express y Discover, para cualquier entidad que procese, almacene o transmita datos de tarjetas de pago. PCI DSS establece requisitos para proteger esta información y prevenir fraudes relacionados con tarjetas de pago.

ISO 27001: Por otro lado, ISO 27001 es un estándar más amplio que se centra en el sistema de gestión de seguridad de la información (SGSI) de una organización en su conjunto. Se puede aplicar a cualquier tipo de organización y se enfoca en la gestión de los riesgos de seguridad de la información de manera holística. ISO 27001 establece un marco para identificar, evaluar y tratar los riesgos de seguridad de la información, así como para implementar controles adecuados para proteger los activos de información.

Entonces, la elección entre PCI DSS e ISO 27001 depende de los requisitos específicos de seguridad de la información de tu organización. Si estás involucrado en el procesamiento de datos de tarjetas de pago, PCI DSS será obligatorio. Sin embargo, si estás buscando un enfoque más general para gestionar la seguridad de la información en tu organización, ISO 27001 puede ser más apropiado. En muchos casos, las organizaciones pueden optar por cumplir con ambos estándares, dependiendo de su naturaleza y operaciones.

Cumplir con ambos estándares, PCI DSS y ISO 27001, puede ser altamente beneficioso para una organización, ya que cada uno aborda diferentes aspectos de la seguridad de la información. Al implementar ambos estándares de forma conjunta, una organización puede lograr una cobertura más completa de sus sistemas de seguridad y fortalecer su postura general de seguridad.

Aquí hay algunas razones por las cuales cumplir con ambos estándares puede ser beneficioso:

Cumplimiento Integral: PCI DSS se centra en proteger los datos de tarjetas de pago, mientras que ISO 27001 aborda la seguridad de la información en general. Cumplir con ambos estándares permite a una organización cubrir una amplia gama de requisitos de seguridad, desde la protección de datos de pago hasta la gestión de riesgos de seguridad de la información en general.

Mayor Confianza y Credibilidad: Al cumplir con dos estándares reconocidos internacionalmente, una organización puede demostrar su compromiso con la seguridad de la información a sus clientes, socios comerciales y partes interesadas. Esto puede ayudar a generar confianza y credibilidad en la marca de la organización.

Enfoque Holístico de Seguridad: PCI DSS se centra en aspectos específicos de la seguridad de los datos de tarjetas de pago, mientras que ISO 27001 adopta un enfoque más amplio y holístico de la seguridad de la información. Al cumplir con ambos estándares, una organización puede adoptar un enfoque más completo y equilibrado para garantizar la seguridad de sus activos de información.

Mejora de Procesos y Eficiencia: La implementación de controles y procesos para cumplir con PCI DSS y ISO 27001 puede conducir a una mejora general de los procesos de seguridad y una mayor eficiencia operativa. Esto puede resultar en una mejor gestión de riesgos, una respuesta más efectiva a incidentes de seguridad y una reducción de los costos asociados con los problemas de seguridad.

En resumen, cumplir con ambos estándares, PCI DSS y ISO 27001, puede proporcionar una sólida base para la seguridad de la información de una organización y ayudar a mitigar una amplia gama de riesgos de seguridad.

¿Por qué mantener el cumplimiento de ISO 27001/PCI DSS?

Beneficios para la organización:

  • Protección de la información confidencial: Reduce el riesgo de robo de datos, fraudes y otras amenazas a la seguridad.
  • Mejora de la confianza de los clientes: Demuestra el compromiso de la organización con la seguridad y la protección de la información.
  • Reducción de costes: Previene los costes asociados a incidentes de seguridad, como multas, daños a la reputación y pérdida de clientes.
  • Mejora de la imagen de la empresa: Fortalece la reputación de la organización como una empresa responsable y confiable.
  • Ventaja competitiva: Permite diferenciarse de la competencia al ofrecer un mayor nivel de seguridad.
  • Cumplimiento legal: En algunos casos, el cumplimiento de estas normas es obligatorio por ley.

Beneficios para los empleados:

  • Entorno de trabajo más seguro: Reduce el riesgo de errores y accidentes relacionados con la seguridad de la información.
  • Mayor confianza en la organización: Los empleados se sienten más seguros trabajando para una empresa que se preocupa por la seguridad de la información.
  • Mejora de la productividad: Un entorno de trabajo seguro y confiable puede aumentar la productividad de los empleados.

 Beneficios para los clientes:

  • Mayor confianza en la empresa: Los clientes se sienten más seguros al hacer negocios con una empresa que se preocupa por la seguridad de su información.
  • Protección de sus datos personales: Los clientes saben que sus datos personales están protegidos contra el robo y el uso indebido.
  • Mejor experiencia de usuario: Un entorno de compra seguro y confiable puede mejorar la experiencia de los clientes.
ISO

Mantener el cumplimiento de ISO 27001/PCI DSS es un proceso continuo que requiere un esfuerzo constante por parte de la organización. Sin embargo, los beneficios que se obtienen son considerables y pueden tener un impacto positivo en la organización, sus empleados y sus clientes.

Aquí hay algunos ejemplos específicos de cómo el cumplimiento de ISO 27001/PCI DSS puede beneficiar a una organización:

  • Una empresa de servicios financieros puede evitar multas millonarias por parte de los reguladores al cumplir con PCI DSS.
  • Un hospital puede proteger la privacidad de los registros médicos de sus pacientes al cumplir con ISO 27001.
  • Una tienda online puede aumentar sus ventas al ofrecer a sus clientes un entorno de compra seguro y confiable.

En resumen, mantener el cumplimiento de ISO 27001/PCI DSS es una inversión que vale la pena para cualquier organización que se preocupe por la seguridad de su información, la confianza de sus clientes y su éxito a largo plazo.

Contáctanos

Empieza a implementar un modelo de seguridad de la información

Conversemos
1
¿Te interesa este tema?
Scan the code
¡Hola! Gracias por escribirnos ¿Estas interesado en proteger tus pagos digitales?